Galaxy S6 Edge+, los bordes cuentan

22.09.2015

  • El último móvil de Samsung destaca por su diseño aunque presenta una batería mejorable 

  • Más pruebas de gadgets en 'Banco de Pruebas'

 

Samsung ha aprendido a manejar los tiempos. Casi tanto como lo hace su máximo competidor, Apple. En lugar de presentar en septiembre su apuesta para la campaña de Navidad, como hizo Apple el pasado 9 de septiembre, mostró su nuevo Galaxy de alta gama en agosto. De este modo, ha llegado al mercado unas semanas antes que la nueva hornada de iPhones.

 

Galaxy S6 Edge+, un nombre demasiado complejo como para entrar en la tienda y repetir la retahíla completa, es una renovación profunda de los modelos de la firma coreana. Se ha cambiado el chasis por completo. Por una vez, un fabricante no repita una fórmula repetitiva e innova. La pantalla comienza casi en la tapa posterior, se curva y ocupa toda la superficie frontal, el marco desaparece. Esto lo convierte en un teléfono agradable en la mano, que se puede manejar con sencillez, sin perder espacio en pantalla. Presenta un total de 5,7 pulgadas de superficie, en 153 gramos.

 

Este pulido bisel, de pantalla curvada, resulta cómodo para consultar información de notificaciones sin abrirlas. Una solución ingeniosa que los diferencia de la competencia. Sin embargo, puede activar aplicaciones sin desear o contestar mensajes si se pulsa sin darse cuenta. Leer un libro o un artículo largo puede resultar algo pesada con el reflejo de la curvatura, pero un uso más esporádico, no afecta.

 

La unidad probada, préstamo durante un mes cortesía de AT&T, viene con un embalaje con los colores de la operadora en lugar de la caja original en la que se vende libre. Algo que difícilmente Apple dejaría que se hiciese con sus productos, cambiar la caja diseñada por ellos. La red 4G muestra todo su potencial en aparato exigentes como este, de gran pantalla y pensado para el consumo de vídeo de forma habitual. Sería una buena idea si no fuese por dos factores que le hacen perder interés: la batería difícilmente llega a la mitad del día sin necesidad de recarga y el calor que desprende. Si se usa más de media hora, se calienta tanto que puede resultar molesto. Lo único positivo en este capítulo es el cargador rápido: rellena el 25% en menos de media hora o completa en 90 minutos.

 

La calidad, tanto de las fotos como del vídeo, está a la altura del nuevo iPhone o del Xperia Z5 de Sony. Se defiende en situaciones de escasa luz y apenas hay demora desde que se abre la aplicación para el disparo. Sí se echa en falta uno de esos programas que marcan la diferencia entre iOS y Android. Samsung carece de un equivalente a iMovie para editar vídeos casi con calidad profesional y sencillez en el móvil. Una pena porque podría evidenciar mucho mejor el potencial de su cámara.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Destacado

¿ESTÁS PERDIDO? ORINA EN LOS CALCETINES

23.12.2015

1/5
Please reload

Últimas noticias
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle