Xperia Z5, el deseado

07.09.2015

Sony Mobile ha vivido durante el pasado curso su particular travesía del desierto. Ha tenido que aguantar el tirón sin poder renovar su terminal estrella: el Xperia Z4 que debía haber sido su buque insignia durante el último trimestre de 2014 y el primer semestre del 15 nunca llegó a las estanterías del Viejo Continente. Así que vamos a pasar directamente del Z3 al Z5.

La pregunta ahora es si el nuevo terminal es lo suficientemente atractivo para enfrentarse a una competencia bastante polarizada en el mundo de los teléfonos inteligentes Android, encabezada por Samsung, pero con mucha presión por parte de marcas chinas, como Huawei, capaces de colocar terminales con características muy apreciables y a precios sensiblemente inferiores.

 

Comenzando por este último apartado, el del precio, parece que en España mantendrá la línea de los anteriores Xperia Z, es decir, que difícilmente baje de los 700 euros, pero con variables, ya que Sony no ha presentado un único Z5, sino que ha optado por tres sabores: Z5, Premium y Compact, probablemente, este último es el que más se adapte a mis gustos, aunque el Premium tiene una característica bastante impresionante, al menos para los grandes consumidores de películas en el móvil.

 

Lo primero que notarán quienes estén familiarizados con el diseño de la serie Z de Sony es la desaparición del botón de arranque. Quisieron hacer de él un icono, pero al final las superficies lisas y despejadas han impuesto su desaparición. Similar a los otros Z, tanto la superficie frontal como la trasera son de vídrio, la trasera esmerilado, y el marco es de aluminio cepillado. También sigue siendo resistente al polvo y al agua (IP68, la mayor resistencia al agua: 30 minutos a metro y medio de profundidad).

 

En realidad, el botón no ha desaparecido del todo, ya que se ha convertido en un lector de huella digital, al estilo del iPhone y del Galaxy de Apple y Samsung, respectivamente. Permite no sólo arrancar el móvil con la huella, sino establecer un control por perfiles.

 

La cámara ha sido uno de los puntos fuertes de los últimos terminales de Sony y en esta ocasión la han mejorado hasta afirmar que es la más rápida del mercado enfocando: 0,03 segundos, algo que consigue mediante un sistema híbrido de enfoque por detección de contraste (preciso pero lento) y detección de fase, heredado de la cámara Sony Alpha. Tiene un sensor XMOR RS de 23 megapíxeles y una lente G, similar a las que montan en sus cámaras compactas. Es capaz de realizar zoom de cinco aumentos sin que haya distorsiones en la imagen y han mejorado el rendimiento del sistema antioscilación Steady Shot para vídeo en un 30% con respecto a la Z3.

 

La pantalla del Z5 es un panel IPS de 5,2 pulgadas, con resolución Full HD y 700 candelas de brillo, la más alta del mercado, que apoyan con software (Sparkling Contrast y Live Color Creation) para conseguir colores brillantes pero no saturados.

 

El procesador elegido es la versión 2.1 del 810 de Qualcomm, no sólo potente, sino eficiente en consumo energético, lo que les permite (con apoyo de Stamina 5.0) una duración de batería (2.900 miliamperios) de dos días de uso convencional, además dispone de un sistema de carga rápida que permite reponer el 60% de la batería en 30 minutos.

 

Tiene tres gigas de memoria RAM y no hay opción en cuanto al almacenamiento; hay un único modelo de 32 gigas, que se pueden ampliar hasta las 200 con tarjetas de memoria.

 

Disponible en colores blanco, negro grafito, verde y dorado, mide 146 x 72 x 7,45 milímetros y pesa 156,5 gramos, apenas cinco más que el modelo anterior.

 

Resolución 4K

 

Ésta es la característica del modelo Premium a la que me refería unos párrafos más arriba. Si el Xperia Z5 lleva la cámara más rápida del mercado y tiene la pantalla más brillante, el Premium añade el título de ser el primer terminal con pantalla 4K. Es algo mayor que el Z5: 5,5 pulgadas y tiene una resolución de 807 puntos por pulgada.

 

Permite no sólo grabar, sino también reproducir en esta superresolución, cuenta con un sistema de reescalado de los vídeos a 4K y permite reproducir contenido 4K desde el móvil en un televisor compatible con esa resolución inalámbricamente.

La batería pasa de los 2.900 miliamperios a los 3.600 para poder ofrecer dos días de uso. La pantalla tiene menos brillo que la del Z5, 500 frente a 700 candelas por la limitación de la tecnología de cristal de silicio empleada en el 4K y el tamaño es algo mayor: 154,4 x 75,8 x 7,8 milímetros.

 

Estará disponible en negro, cromo y dorado y el marco es de acero inoxidable en lugar de aluminio. Parece que puede costar unos 200 euros más que el Z5.

 

En esencia

 

El modelo Compact Z5, el que parte como mi favorito por su tamaño compacto, es prácticamente un Z5 comprimido en 127 x 65 x 8,9 milímetros y con una pantalla más manejable de 4,6 pulgadas.

 

Además del tamaño, se diferencia en la capacidad de la batería (2.700 mA) y en la memoria RAM: dos gigas.

 

Como es habitual en estas presentaciones, hay dos preguntas que se quedan sin respuesta: precio y fecha en la que estarán en el mercado español.

Please reload

Destacado

¿ESTÁS PERDIDO? ORINA EN LOS CALCETINES

23.12.2015

1/5
Please reload

Últimas noticias
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle